Protected by Copyscape Duplicate Content Detector

domingo, 9 de junio de 2024

Helado artesano

 Nos regalaron unas cerezas de Catillo de Locubin  (Jaen)muy ricas. Y siendo dos tardaríamos en comérnoslas unos cuantos días. A si que ni cortos ni perezosos pensamos en comérnoslas de otra manera. En helado casero.




Necesitamos las cerezas, dos yogures griegos naturales sin azúcar, unas moras que también andaban por el frigo y una cucharada de propóleo. 

Las frutas en trozos pequeños, mezcladas con el propóleo y su se quieres podemos pasarla por la batidora. Nosotros lo hemos dejado sin pasar. Unas horas en el congelador para que se endurezca y este es el resultado.



Esta riquísimo y ya estamos pensando en hacer otras combinaciones. Buen provecho y si sabéis otras recetas se aceptan. Ante todo las tres BBB. (bueno, bonito y barato.)


Guille y Ainhoa


Imágenes bajo la misma licencia que el blog. 

sábado, 23 de marzo de 2024

Carbonara de aguacate

 


Puede sonar exótico, pero es un BBB de los que merecen la pena. Hemos usado pasta ecológica, cintas con cúrcuma. Pimienta, queso parmesano rallado, un aguacate, ajo, sal, unas tiras de panceta -o bacon, al gusto- y agua.

Mientras se cuece la pasta se mezclan sal, pimienta, queso y el aguacate en un mortero. O con batidora, aunque la mano suele dar mejor resultado.




Una vez hervida la pasta se añade a la mezcla un poco del agua de cocción. La panceta o bacon se doran al gusto junto con el ajo. El ajo se mezcla con la pasta de aguacate hecha en el mortero.

Rápido, otra ventaja del plato. Se mezcla la panceta con la pasta, se incorpora el contenido del mortero, y a la mesa. Sin más. Que aproveche, contadnos si la hacéis.



Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.

viernes, 9 de febrero de 2024

Con Reina a los pies de la Alhambra




En Granada todo es posible, y más en una noche de jueves a los pies de la Alhambra en el marco incomparable del Mirador de Morayma

Tengo que confesar que hasta ahora nunca había asistido a un espectáculo de flamenco, ni de cante ni de baile, y llevando más de quince años aquí tiene un poquillo de delito. Sin duda fue por la puerta grande ya que junto a compañeras del curro asistimos al espectáculo de María Cortés "La Granaína" una pedazo de artista que está a la altura de la ciudad.



Un escenario en un pequeño salón al calor del fuego y en la intimidad entre amigos, fue el marco idóneo para lo que vivimos.  María y Alejandro tienen una complicidad enorme, y eso se ve y se siente desde el primer momento, algo esencial para su arte. Ambos nos hicieron viajar a través de canciones, de bailes, esencia del flamenco. 

Entre los sones de la Granada Mora y los quebrantos de los gitanos que supieron convertir su pena, su dolor y miseria en catarsis  disfrutamos ahora de un patrimonio inmaterial de la humanidad.

Pero todo esto son palabras, y lo que realmente remueve es ver cantar  por soleares, y bailar a María, y Alejandro acompañándola sacando lo mejor de su guitarra.


Fue un viaje en espacio y el tiempo, hasta el tan nombrado Boabdil nos visitó curioso al escuchar entre la música y la voz de nuestra anfitriona  sonidos familiares de tiempos mejores. 

Y con el pellizco en el estómago, con lo sentimientos a flor de piel, después de una primera parte dedicada al flamenco, pudimos disfrutar de la María más intima: sus trabajos, sus viajes, sus experiencias, sus canciones que cuentan lo que ella es. Milongas, boleros, un tango versionado como el sueño cumplido de regresar a su tierra. Granada. Si sentís curiosidad, podéis escucharlos en su Instagram.

Agradeciendo a María y Alejandro su invitación y esperando verlos de nuevo muy pronto. Les deseamos  lo mejor. 

Imágenes propias excepto la de la Alhambra, cortesía de Teresa. 










jueves, 16 de noviembre de 2023

Aprovechamiento y memoria


 

¿Empezamos por el principio? 

Debo esta receta a una anciana que la recordaba de su niñez. La he cambiado bastante, en especial eliminando grasa. Era una comida recia, para saciar estómagos cansados de trabajo y muy cortos de dinero. 

Necesitamos patatas, cebolla, ajo, perejil. De base. Si hay en casa, cabe también ponerle zanahoria, puerro, acelga, hierbas.

Todo se rehoga, y se cuece en poca agua salada. Si tenemos caldo para cocerlo, mejor. Luego se aparta la verdura del caldo. Ese caldo será sopa de ajo, por ejemplo, para la noche.

Se tritura la verdura. Con pasapuré antes, ahora con batidora. Pero que no quede crema fina, que se note la contundencia del puré.

Y los toques: estos son unos trocitos de chorizo pasados por la plancha. Vale cualquier cosa. Incluso tostones de pan frito. Por encima, decorando y rellenando. Y si ya es día feriado, rallar un poquito de queso duro en la superficie y tostarlo. 




Que aproveche. 

Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.

viernes, 8 de septiembre de 2023

Hablemos de cine sin anticipaciones ni meter la pata: Tolkien, 2019


 


Resulta claro que cuando alguien decide ver una biografía, o es por mero azar, o porque la persona de la cual se habla le interesa. Eso ciñe un poco este comentario: o fue azar, o conocéis a Tolkien.

No había visto antes la película, ni me había interesado. La mayoría de las biografías son (para mí), tendenciosas, superficiales, escasamente inteligentes y descaradamente vendibles. Y esta no me iba a hacer enfadar, ya llevaba el parche puesto. No esperaba nada.

Toca no revelar, o no "destripar". En el caso de esta película, su visión estructural de guión e imagen ayuda mucho. Un solo núcleo central (la batalla del Somme) desde el que se retrocede o se avanza en pinceladas de vida. Me pareció muy inteligente el recurso, puesto que en la biografía de Tolkien nunca pasó nada que no fuera usual, pervisible o anodino: excepto la Primera Gran Guerra. El Somme, para mostrar de dónde salen las más duras inspiraciones, los bordes del colapso y la locura, algo muy impactante.

Vedla si os apetece y haceos vuestra idea. Hay tremendos agujeros (esas cosas que NO se cuentan), algunos intentos desafortunados (el Somme se entiende: la mente de un lingüista es otra cosa). Y algunas anécdotas divertidas y reales. Y hay un poso debajo, preguntas y emociones que sí pueden compartirse, porque tod@s somos humanos. Insisto en que os la recomiendo. Si luego vais a tirarme tomates, sigan por favor esa línea roja y pónganlos en la cesta. Muy amables.


Por si os interesa saber más:

https://www.elespanol.com/cultura/historia/20181107/mordor-real-batalla-guerra-mundial-inspiro-tolkien/351215925_0.html

https://www.elperiodico.com/es/internacional/20140731/el-adios-a-todo-esto-de-robert-graves-3423850

https://www.archives.gov/espanol/prologue/hemingway

jueves, 24 de agosto de 2023

Hummus de coliflor


 

Para realizar algo fresco, sano y fácil (aparte de vegano) necesitamos una coliflor pequeña, joven y bien prieta. Aceite de oliva en crudo, un diente de ajo, sal, pimienta, semillas de berro, tahin, agua, cominos, jengibre, cilantro, hierbabuena, pimentón dulce o ahumado, o picante. Y nada más.

Lavamos bien la coliflor, la separamos en arbolitos y la ponemos a cocer en agua con sal tres minutos justos. La colamos y dejamos que se enfríe.

Ponemos la verdura con el tahin y las especias, añadimos un poco del agua de cocción, un par de cucharadas de aceite, y la batidora.

Para servirlo se adorna con hierbabuena, pimentón y un hilillo de aceite por encima. Y a disfrutar.


Imagen `ropia, bajo la misma licencia que el blog.

viernes, 18 de agosto de 2023

La osadía es el alma de la cocina: cuscús con gazpacho


Solemos hacer cuscús hidratando el cereal con caldo o agua. En invierno, claro. Pero ahora es verano de los de mucho cuidado, de modo que seamos osados.

Es un cuscús de siete verduras. Lleva zanahoria rallada, cebolleta, pimiento verde, pimiento rojo casero ya asado, tomate natural, garbanzos cocidos y unas uvas pasas. Todo ello limpio, troceado de modo homogéneo y pasado por la sartén con gotas de aceite de oliva. Para que el conjunto esté hecho, pero crujiente. Con textura.

Medimos la sémola y la hidratamos con gazpacho natural, la misma cantidad que podríamos si fuera agua o caldo. En las verduras se incorpora una pizca de sal, pimienta, canela, jengibre y ras-el-hanout u otra mezcla de especias que os agrade. Poca cantidad. Realzar sabores, solo eso.

Las verduras se vierten sobre el cuscús ya hidratado. Unas hojas de hierbabuena le van para refrescar como anillo al dedo. 

Mezclamos, y a la mesa. En este caso es un BBB vegano.

Nota: Lo que veis en la imagen es pan palestino, y en el cuenco hay alioli casero.


Imagen propia, bajo la misma licencia que el blog.