martes, 16 de enero de 2018

Coliflor (o"Pella") Cuesta de Enero.



Ya hemos comentado que hay quien no soporta la coliflor. Pero si no es vuestro caso, pensad que se trata de una verdura de invierno -de temporada- con precio muy asequible y buen aspecto. Además, posee un alto contenido en fibra, agua y antioxidantes. Si lo que os molesta es el intenso olor durante la cocción, truco de la abuela. Infalible. Poned sobre la tapa de la olla una rebanada gruesa de pan duro. Absorbe los olores.

Vayamos al asunto. Coliflor, ajo, sal, pimienta, y algunos restos. En este caso era un poco de jamón serrano y panceta. Puede ser cualquier otro sobrante de carne. El pimentón es optativo. A nosotros nos gusta el ahumado, rojo oscuro. Por el toque de sabor. Si no tenéis o no apetece, no pasa nada. A cocer la coliflor lavada y cortada en 'arbolitos'.



Una vez cocida y colada, hay que picar los ajos y sofreírlos en poco aceite de oliva. Añadir, también picado,lo que vayáis a incorporarle:  jamón, panceta, pollo cocido o asado, chorizo, salchichas. Imaginación, y tirar de lo que ronda por la nevera.

Bien rehogados los ajos y el acompañamiento, se incorpora el pimentón (si lo usáis) y de inmediato la coliflor. Ahora toca remover muy bien para que todo se integre y se mezclen los sabores.




Y, bien caliente, servir. Si tenéis platos o cazuelas de barro, es lo más recomendable: en invierno conservan el calor mucho más que cualquier plato hecho con otros materiales.




Por supuesto, también puede añadirse queso rallado y gratinarlo hasta que quede dorado. Pero hablábamos de platos sencillos y económicos. De enero. Buen provecho.




Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.

sábado, 6 de enero de 2018

Fiestas sostenibles, otra vez.



La sencillez puede ser muy vistosa. Fue cena de Pascua de Navidad, pero vale para todo.

Unas tostadas con trocitos que queso de cabra y mermelada de higo que una amiga produce, y fue tan generosa como para enviarnos un bote. Gracias, Itziar.



Un cuenco para compartir de lechuga, mango, aguacate, kiwi, y los langostinos contados. Hacer una salsa ya es a cada quien su imaginación.


Y un trozo de carne en la plancha, para compartir. 




Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.

martes, 2 de enero de 2018

Los héroes de las cocinas.



Llegó un día a la que entonces era mi casa, como un regalo del Club de Lectores. Por supuesto, fue en Otra Edad del Mundo. Cuando no había Pc personal, quien sabía algo de informática alucinaba con MS2, no existían los teléfonos móviles en cada bolsillo, y quien tenía Tv y era estudiante la veía en blanco y negro. 1989. 

Todos hemos envejecido con mejor o peor aguante. Ella, la Taurus, sigue ahí. Sencillota, sin varillas intercambiables, capaz tan sólo de hacer una cosa, batir. Y hacerla bien. Acaba de preparar un puré de verduras que será cena. No se le puede dar mucha caña, se recalienta si trabaja más de tres o cuatro minutos del tirón. Yo no soy apresurado. Que vaya a su bola.

Un día, como todo lo mortal, hará 'puf' y se acabó. Vivediós que soy capaz de enterrarla. Ya no se hacen máquinas que no vayan a fundirse en dos años. Y esta ha estado primero conmigo, y luego con nosotros, casi treinta. La fiel infantería. Muchas gracias, batidora sin perifollos ni pretensiones, por ayudar a hacer la cena.


Nota: No hago publicidad. Es así, podía haber sido cualquier otra marca. Que dure treinta años, claro.




Imagen propia, bajo la misma licencia que el Blog.


miércoles, 13 de diciembre de 2017

La Loca de la Gandoca.




Hay lugares que se trasforman,  pueden parecer de lo más normales, una esquina por la que pasamos a diario. La noche llega y con ella las puertas se abren, las luces se encienden y comienza el movimiento detrás de la barra. 


Granada ciudad turística por excelencia, los que nos visitan, algunos regresan otros nos quedamos y buscamos los paraísos perdidos que esconde esta ciudad. La Loca de la Gandoca, es uno de ellos.  Tranquilo coqueto, y sin duda su dueño es un valor añadido. 



Giuseppe es un gran anfitrión, un buen cocinero, sus tapas son muy diferentes a las que se sirven en otros bares de la zona. Innova, se atreve creando bocados deliciosos y  sabores  diferentes. Sabe estar. ¿Una buena charla? Perfecto. 


No solo beber y comer, también se puede disfrutar de la decoración y de toda la información sobre planes culturales y alternativos de la ciudad. No es solo un lugar de ocio ya que cuanto más tiempo pasas en el más te das cuenta de que es un trocito de tu hogar.

Imagenes propias bajo la misma licencia que el Blog.




martes, 5 de diciembre de 2017

Diciembre, Fiestas y Enero sostenibles: berza con patatas y 'sacramentos'.




Este año hemos decidido compartir con vosotros platos cotidianos con otros toques (muchos 'de cuchara', propios de días fríos), recetas ingeniosas, fiestas en plan 'se come por los ojos', y un remate para enero, ese de la cuesta tremenda. Empecemos por la cuchara. 'Sacramentos' suele llamarse en muchos sitios a los productos derivados de la matanza, pero podéis cambiarlos por cualquier cosa que tengáis en la nevera: pollo, un trozo de carne para guisar...o incorporar alguna legumbre aparte de más verduras.

Necesitamos (para dos personas) un tercio de berza, un par de patatas, una cebolla, ajo, caldo -mejor casero, pero vale incluso  agua clara-, aceite de oliva, sal, pimienta, una hoja de laurel y los 'sacramentos'. En este caso eran dos choricillos pequeños de pueblo, un trozo de punta de jamón y un trocito de tocino ibérico.

Se lava y pica la berza, pelamos patatas, cebolla y ajos. En poco aceite sofreímos ligeramente los 'sacramentos', la berza, los ajos y las patatas 'cascadas' en trozos iguales. Añadimos el laurel y el caldo.



El tiempo de cocción es el de las patatas. A fuego lento, entre quince y veinte minutos. Coste estimado del plato -para dos- incluyendo el tiempo de uso de gas butano, tres euros. Aspecto final...


Empezamos bien, ¿No os parece?  Y como sobró, con las patatas, verdura y un poco de caldo sale un puré espesito. Se le fríen unos costrones de pan duro, y ya tenemos para empezar calientes una cena.


Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog. 

Buen provecho.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Plumas ("macarrones") con salchichas de pollo.





Solemos llamarlos macarrones, pero en el paquete siempre pone plumas.  La diferencia, en la próxima entrada. Para hacer esta receta, rápida, barata y fácil necesitamos plumas, salchichas de pollo (mejor de las frescas, de carnicería fiable), ajo, cebolla, pimiento verde, sal, pimienta, aceite de oliva, salsa de tomate y queso rallado.


Picamos muy finamente la cebolla, el pimiento y el ajo. Las sofreímos en poco aceite mientras troceamos las salchichas.


Cuando empiecen a reblandecerse añadimos las salchichas troceadas. Hay quien incorpora en este momento un poco de vino para realzar el sabor. Por último, la salsa de tomate.


La pasta se cuece mientras hacemos el sofrito. Sólo queda mezclar ambas cosas, rectificar de sal y pimienta, y añadir queso rallado.




Imágenes propias,bajo la misma licencia que el blog.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Lasaña Hanan y Yasmine







Para hacer esta lasaña necesitamos placas (para quien no tenga tiempo o ganas están las que no necesitan cocción), tomate casero, cebolla, champiñones, espárragos verdes (pueden ser de lata), zanahoria, pimiento verde, bechamel, (nosotros la hemos usado de brick) sal, pimienta, queso rallado y carne picada de ternera.




Empezamos picando parte de la cebolla, el pimiento, y la zanahoria. Lo rehogamos y añadimos la carne. Cuando esté hecha incorporamos el tomate y reservamos. 



Aparte rehogamos más cebolla y los champiñones cortados en láminas. Cuando estén casi hechos incorporamos los espárragos.  




Queda montar la lasaña, una capa de placas, salsa de tomate, verduras, mas placas, tomate, carne. Terminamos con una capa de placas y bechamel. Espolvoreamos queso rallado. Quince minutos al horno, a 160 grados y después al grill hasta que se dore. 




Dedicada a Hanan y su familia, afectuosamente. 


Imágenes propias bajo la misma licencia que el Blog.