martes, 12 de septiembre de 2017

Tortillas mexicanas con gambas y calamar



Las tortillas (en este caso, de maíz) admiten de todo. Siempre se puede discutir si la receta es ortodoxa o no, pero os aseguro que queda muy rico.

Necesitamos unos calamares, mejor pequeños. Se limpian bien y se trocean. Es conveniente que estén bien picados, para que se integren en la salsa. Salsa de tomate, siempre mejor casera, que agradece algunas verduras igualmente muy picaditas: cebolla, pimiento verde, ajo, zanahoria. Y, por supuesto, chile. Picante. Al gusto, eso sí.

Los calamares troceados se pasan por la sartén con un poco de aceite y zumo de limón o lima. Se salpimentan, y se reservan.

Momento de preparar la salsa de tomate. Debe quedar espesa, con cuerpo, para que luego no se salga de la tortilla.
Hecho esto, se incorporan los calamares y las gambas peladas. 

Aparte se hace el guacamole: aguacate, cebolla, tomate, sal, pimienta, un toque picante si gusta. Hay quien lo hace con la batidora. Nosotros lo preferimos en trocitos. Se riega con zumo de limón o lima y unas gotas de aceite.

El resto es servirlo. Sobre la tortilla se pone queso, hojas de lechugas si gusta, y la mezcla preparada. La variedad de acompañamientos y salsas queda a la imaginación de cada cual. Se dobla la tortilla con maña...y buen provecho.



Imagen propia, bajo la misma licencia que el blog.