domingo, 9 de julio de 2017

Experimentos chinos



Es posible que hayáis probado la receta: sopa agripicante, sobre la que se discute siempre si es originaria de la cocina de Pekín o de la de Sichuan. En este caso, va a dar lo mismo.

La teoría es que existen culturas muy distintas que utilizan comidas o bebidas bien calientes, o muy picantes, o ambas cosas, para refrescarse. Hemos visto esos vasos de té moruno echando humo y consumidos del trago en el desierto. Y nadie se muere por hacerlo. Al revés. Se refresca.

A grandes males, grandes remedios. Me envasé el cuenco de sopa. No tengo cobayas a mano, ni tampoco creo que se dejaran convencer. Podéis imaginarlo. Casi un dibujo animado de esos en los que el personaje se pone rojo, llora (no, los ojos no se salen de sus cuencas), echa humo por las narices, moquea y suda transformado en una fuente.

Y luego, milagro, te refrescas. Mucho. Tanto como para poder dormir en vez de pasar otra noche en una poza de sudor vuelta y vuelta. Conste que no os lo recomiendo (a cada loco, su receta), pero sí sostengo que funciona.

Para científicos, osados y demás, la fórmula:





Imagen propia, bajo la misma licencia que el blog.



6 comentarios:

  1. Me dan calores solo de leerlo, pero cierto es que hasta los arabes toman te templado para tener menos calor. un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esa era la teoría. Y ninguna cultura perpetúa durante siglos una tradición que sea dañina. Si no funciona, no se hace.

    ResponderEliminar
  3. Por mucho que funcione creo no no voy a probar. No veas el calor que me ha entrado viendo la receta.

    ResponderEliminar
  4. Soy resistente pero tengo límites, Ambar. 46 grados, hoy, han sido un muy mal día. Malo de veras. Aún así, me he tomado té caliente con hierbabuena. Si no mata a un tuareg no creo que me mate a mí. Vale, no soy un tuareg. A cambio, puedo reponer los litros de líquido sudado. Si existe el infierno es una llanura de sol implacable, seca como la muerte.

    ResponderEliminar
  5. En mi caso del arroz tres delicias casero no paso, jeje. Así que me apunto la receta para añadirla a mis menús asiáticos compuesto, de moemento, por un único representante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. En invierno puede que te alegre la receta dándole tu propio toque personal,Carmen. Buen resto de semana.

    ResponderEliminar