martes, 19 de mayo de 2015

Comida mediterránea para cuando llega el calor.



Asoma el calor y desaparece el hambre. Para eso está la tradicional cocina mediterránea, con dos de sus platos de campanillas: salmorejo y dolmades (hojas de parra rellenas de arroz). 

El salmorejo es una especie de gazpacho espeso. Para hacerlo necesitáis pan duro, ajo al gusto, tomate maduro, aceite de oliva, pimiento verde,  cebolla, sal, pimienta y agua fría.

Los ingredientes se trocean y se ponen todos juntos con el aceite y agua fría -nunca mucha, más tarde cabe rectificar y ha de quedar espeso, para comer con cuchara- se salpimenta y se espera. Se pueden añadir unas semillas de comino que favorecen la digestión, si os agrada el sabor.

Cuando el pan está blando lo pasamos todo por la batidora. Es el momento de rectificar la consistencia. Y a la nevera hasta la hora de comer. Es costumbre servirlo con trocitos de pan tostado, huevo duro picado, pedacitos de jamón...Eso ya queda a la imaginación. El resultado viene a ser el que veis.


Las dolmades pueden encontrarse ya hechas (como las de las imágenes) o prepararse en casa si encontráis las hojas de parra conservadas en agua de limón. Se venden en lata, y no es fácil dar con ellas. El relleno en este caso es arroz blanco con sabor a limón y a especias, muy ligeras y refrescantes.




Para saber (bastante) más:






Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.


6 comentarios:

  1. El salmorejo me lo suelo pedir siempre que voy a tierras andaluzas porque es fresquito y ligero cuando "la caló" aprieta. De los dolmades no había oído hablar en mi vida. ¿De dónde es plato típico?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues ya tienes la receta (fácil, ¿eh?) XD. Las dolmades son típicas de la cocina griega, turca, balcánica...e incluso sefardí. Si quieres saber más sobre ellas, ahí arriba tienes un enlace. Buena recta final hacia el finde, Carmen.

    ResponderEliminar
  3. El salmorejo lo tomo mucho en verano. De las dolmades no había oído ni hablar pero, tienen buena pinta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Lo más sorprendente de las dolmades, para mí, es que aunque su relleno es arroz blanco algo compacto, las especias y el limón hacen que sean ligeras y -sobre todo- muy refrescantes. Si puedes, pruébalas. Buen fin de semana, Ámbar.

    ResponderEliminar