domingo, 7 de junio de 2015

La Bruja Omkara (Granada): una hechicera irresistible.



La casualidad no existe, es el nombre que le damos a lo inesperado. Íbamos a hacer gestiones, centro ciudad y justo, cara de ventanillas. Al regreso dimos con La Bruja Omkara.

No soy precisamente el tipo simpático, si no el observador. Me gustó mucho que hubiera exposición de arte y artesanía, de fotografías. La sensación de un lugar con futuro y abierto, algo bastante inusual en la ciudad en que vivo hace años y sobre la que sigo pensando lo mismo: anquilosada, deja pasar su enorme potencial.

Las personas de La Bruja Omkara no sólo ofrecen un lugar en el que predomina la madera, el ladrillo y la sana imaginación. Son también apreciados por sus intercambios de idiomas, su impresionante menú diario y su imaginación creativa.

Siempre corteses, afinados y afectuosos: Inma y David. Pero Andreas Phillidor, un Gran Maestro de ajedrez del siglo XVIII, escribió: “Los peones son el alma del juego.” Nada sería posible sin Carmen, Sara y Victoria, en la cocina y la barra. Ni sin Rocío, Colin y Alec. Intercambios de idiomas.

Me felicito por el azar que nos llevó hasta La Bruja Omkara, e invito a residentes y caminantes a darse una vuelta. No quedarán en modo alguno defraudados.


Thorongil.



La velada perfecta no existe, simplemente porque si así fuera, dejaríamos de buscar. Bajamos del urbano, con la hora pegada en el culo, mañana planeada de papeleos y compras y sin tiempo  para nada más.

Pasas por delante y te detienes, miras, metes la cabecilla y das un vistazo al interior: algo te invita a volver después de todo lo oficial.

Fuera en la puerta se queda todo lo que no sea reír y disfrutar de la vida, te tomas algo y miras alrededor: exposiciones, conciertos, cultura, intercambio de idiomas, buenas tapas y una carta muy diferente y apetecible.

A David e Inma darles las gracias por su trabajo, por su dedicación y su mimo hasta en el último detalle con los clientes y, como no, con sus compañeros.

A Carmen, Sara y Victoria miles de gracias por sus sonrisas y por el interés que ponen en todo lo que hacen para que te sientas en casa.

A Rocío por su tiempo y  simpatía, y a los compañeros y compañeras del intercambio de idiomas  por hacer de la tarde de los viernes algo diferente.

 Un lugar para todos,  donde todo lo bueno tiene cabida, donde te sientes único y deseas volver para vivir otra nueva aventura para el paladar y el alma.

Leonor


Para saber mas:

http://www.labrujaomkara.com/

Imagen propia con consentimiento.






8 comentarios:

  1. Vuestras palabras hacen eco de ese subtítulo: "Entre todos creamos mundos" de vuestro blog. Sí, detenerse en un lugar como La Bruja Omkara para respirar. descansar, reír, hablar, compartir, etc es un lujo que no está al alcance de tod@s por una sencilla razón: ACTITUD.
    Dejemos que la gente nos sorprenda, permitamos a esta sociedad individualista y egoísta que conozca " a l@s otr@s", a quienes deseamos olvidarnos de un@ mism@ para abrinos a los dem@s.
    Gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer leerte Rocío y ver ese espíritu que compartimos tan vivo. La gente nos sorprende y la vida también sobre todo si estamos abiertos a todas las sorpresas. un abrazo.

      Eliminar
  2. En cuanto Viaje q Granada me acercaré a conocer esa " Bruja Omkara " tan bien recomendada por vosotros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Saludos, Ámbar. Cada quien ha de hacerse su propia idea, y si hay alguien que desconfíe muy y mucho de los 'críticos' soy yo XD. Aún así, compartí mi opinión personal, y la mantengo. Me gustó muchísimo. Buena mitad de semana.

    ResponderEliminar
  4. Granada dices que está anquilosada, mas ¡te podría hablar de tantos ejemplos...! Lo bueno es que hay gente que no lo está, que aunque se desmorone todo a su alrededor por la inquina, la desidia y el pasotismo hay gente que intenta planear por encima de la debacle haciendo de su espacio un lugar de encuentro, intercambio de ideas y cosmopolitismo. Un lugar para respirar, sin duda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Saludos, Carmen: Desde luego -siempre optimista- la Granada que yo conocí al llegar hace 35 años ,
    Pleistoceno sin excusa, ha mejorado. Lo dice un residente. Y aquí sigo, con idéntico optimismo. Gracias por tu comentario afilado, esos son los buenos. Y mañana jueves de prefinde, Disfrútalo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Menudo sitio genial. Las botellas también.

    ResponderEliminar