sábado, 2 de abril de 2016

Colores.



Ingredientes bien sencillos. Hojas tiernas de espinaca, naranja, manzana, zanahoria, cebolla, dátiles e higos secos, nueces, cacahuetes, sal, pimienta, vinagre (o zumo de limón o lima, eso ya al gusto) y aceite de oliva.

Se trata de picarlo todo pequeño, excepto las hojas de espinaca y la zanahoria, que en este caso va cortada en tiras. Tal que así es una receta vegana. Por supuesto, cabe añadirle otras cosas, unas láminas de queso, por ejemplo. O incluír trocitos de pan tostado o frito con ajo. Resulta un plato imaginativo. Tal cual, sin más, queda muy sabrosa. Fácil, barata. Probadla.


Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.C

11 comentarios:

  1. Rica y ligera, tengo ganas de darle mi propio toque, te ha quedado buenisima :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias. La siguiente versión la haces tú. XD

    ResponderEliminar
  3. Mi versión va a ser sin dátiles y sin higos secos - son de los pocos sabores que no soporto - a cambio le pondré unas ciruelas pasas que creo que darán juego con la naranja y la manzana. Gracias por la receta.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te guste, Alodia. Para el buen tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Y tan fácil. De tan fácil que es me parece mentira que existan recetas así.
    Gracias por descubrirnosla

    ResponderEliminar
  6. No hay de qué, Carmen. Esperemos que te guste.

    ResponderEliminar
  7. Mala vida para un carnicero jajajajajaj

    ResponderEliminar
  8. Hombre, Pedro, nadie ha dicho que sea plato único...XDD

    ResponderEliminar
  9. El carnicero haciendo patria jajajajajajja

    ResponderEliminar
  10. Eso parece, Juan Marcos, aunque nadie ha dicho que sólo haya que comer la ensalada XDD

    ResponderEliminar