martes, 15 de abril de 2014

Opus nigrum.




Se llama 'trabajo en negro', 'blackwork' o 'bordado español', y su historia resulta curiosa. Parece ser que Catalina de Aragón y Castilla, primera esposa de Enrique VIII de Inglaterra, llevó en su ajuar una gran cantidad de ropa bordada con esa técnica. La técnica en sí (bordar con seda o lana teñida de negro especialmente, aunque también de rojo, sobre lino o algodón) tenía tradición en la península ibérica. La influencia musulmana en esos bordados y en los realizados con hilos metálicos de plata u oro puede rastrearse en objetos conservados actualmente hasta el siglo XIII. Bordados así aparecen en ropas y cojines expuestos en el Museo de Telas (Burgos).



El trabajo en negro pasó a ser una moda en Inglaterra. Una moda limitada a la corte y la alta nobleza. Se trataba de una labor especializada, cara y difícil de mantener en buen estado. Todos los bordados debían poder quitarse del traje antes de limpiarlo, y su propia limpieza requería un cuidado extremo. Solían meterse en agua fría con sal, unas gotas de limón y el almidón necesario para mantenerlos ligeramente rígidos.



La dificultad de conservación aumenta debido a la proporción de colores ferrosos utilizados para la tintura. Debido a ello se importaba a Inglaterra seda o lana peninsular, cuya coloración empleaba mucho menos residuos ferruginosos. Los bordados que aún podemos ver en retratos de Enrique VIII o Isabel I tenían ese origen.



(1) Dama con una liebre. Juan de Borgoña, fines siglo XV. Bordado español 'primitivo'.
(2) Bonete del infante don Felipe, siglo XIII. Bordado en negro con hilos de oro y plata, Museo Telas (Burgos).
(3) Izda. Detalle bordado español e el Retrato de Jane Seymour, Hans Holbein, 1537. Dcha. detalle del retrato inferior
(4) Isabel I. autor anónimo, 1590.



Imágenes: Wikimedia Commons.

24 comentarios:

  1. La de cosas que saben algunos historiadores XD. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  2. Es que yo soy un tipo muy curioso (en el buen sentido de la palabra) XDD

    ResponderEliminar
  3. La de cosas que ni sabemos ni nunca nos preguntamos.

    ResponderEliminar
  4. Para eso están las entradas que caben bajo el rótulo de 'curiosidades históricas' XDD

    ResponderEliminar
  5. Esas mismas. No tenía ni idea, que asombroso.

    ResponderEliminar
  6. ¿Había profesionales o todo lo hacían en casa?

    ResponderEliminar
  7. Había profesionales. Y cuando decimos 'en casa' no bordaba una sola persona...La reina, por ejemplo, cuando se dice que ella bordaba las camisas hay que considerar que tenía un séquito propio bastante nutrido. Sus doncellas hacían esas labores también.

    ResponderEliminar
  8. Me apunto a leer miniartículos de ese estilo. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  9. Espero ir escribiendo más en esa línea. Gracias por tu interés Juan Marcos.

    ResponderEliminar
  10. Me pareció curioso y, sin duda, un tema poco conocido (salvo para expertos, supongo)

    ResponderEliminar
  11. Otra cosa que no sabía, y ahora ya la se.

    ResponderEliminar
  12. Gracias. Cosas que no sabíamos (yo tampoco) XD

    ResponderEliminar
  13. Como divulgativo histórico, excelente. Raro. Por la temática. Claro que los montaraces son raros, o eso decían en la novela.

    ResponderEliminar
  14. Respuestas
    1. Gracias, Juan. Me gustan las cosas que no sabemos, o a las que nunca le damos importancia.

      Eliminar