viernes, 30 de mayo de 2014

Señales



En mis escritos suelo repetir bastante el concepto del paso del tiempo.  La vida nos enseña, y cuantos más años tenemos somos más sabios.
No entiendo la cultura imperante en los medios de comunicación y en otros ámbitos de esta sociedad, ficticia, que premia la juventud y la belleza.

Por si fuera poco vamos por este mundo siempre hacia delante, como  atravesando un túnel sin fin del cual no  vemos la salida.

Cuando nos detenemos  sólo tenemos dos objetivos: el pasado, la entrada del túnel y todo lo que dejamos detrás sin solucionar, y el futuro  lo que haremos cuando salgamos de él.

La lástima es que nos perdemos mucho. y entre  ello las señales que la vida nos regala cada día: una canción que suena en la radio, un oasis en una mañana difícil, un arcoíris después de una buena tormenta.

Eso y mucho más puede significar  un alivio  para nuestra alma y nuestro corazoncito, que bastante sufren, y para nuestra mente esa que siempre  llevamos a ciento cuarenta.

Dudamos, nos cuesta decidir qué camino tomar, todo son incógnitas  desde qué ropa vamos a usar hasta qué vamos a leer o a hacer antes de acostarnos.
Otras decisiones se relacionan con qué dirección tomar en nuestras  vidas  y en ocasiones vamos espaciando en el tiempo el tomarlas por miedo, dejadez o simplemente por olvido.

La vida da una lección que nos enseña, normalmente si es pronto nos la da de buenas maneras, hasta con una caricia, pero si huimos,  nos paramos o simplemente pensamos en tomar lo que creemos un atajo, tarde o temprano daremos de bruces con un lastre derivado de no haber tomado la decisión, o de no haber hecho algo.

Todo en esta vida fluye, desde la sangre en nuestras venas, la savia de los árboles, los ríos hasta la energía que nos rodea, creando un todo.  Nada sucede ni más tarde ni más temprano que cuando debe suceder.

Por eso cuando abráis los ojos hacedlo hacia  lo  que os rodea, sed parte de ese fluir, que os llevará a esas señales que os alegrarán el  día, os recordarán que hay algo  que hacer o  alguien a quien  llamar.
De esa manera damos y recibimos, nos retroalimentamos en unión con los demás.


Fuente Imagen: Propia. 


24 comentarios:

  1. "Nada sucede ni antes ni después de cuando debe suceder". Me impresiona tanta sabiduría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Migue gracias por tus palabras, la vida nos enseña y quienes nos rodean también y sobre todo la experiencia y el buen juicio. Esas palabras son parte de muchas obras, dichas de otra manera o contadas mas o menos poéticamente y yo siempre las he tomado por ciertas, cada cual es libre de pensar hacer y actuar. buena semana.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. El placer es mutuo, a mi me encanta también leer vuestros comentarios ya que me enriquecen un saludo y buena semana.

      Eliminar
  3. Me da mucho que pensar. Gracias, Leonor, por estar ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por estar al otro lado y dar otros enfoques, ideas y muchas otras formas a lo que compartimos. un saludo y salud Merit.

      Eliminar
  4. Gracias por estas palabras que has compartido con nosotros y que para mí significan tanto. A veces parece que la vida se me va de las manos como el agua y que se me escapa sin darme cuenta, sin hacer nada trascendental Y me pregunto, ¿para qué tengo que hacer algo grande? ¿No me basta con dedicarlo a los míos, con disfrutar del aire que respiro, con la luz de la mañana, con el olor de las flores y el griterío de los críos? Debería bastarme, pero nunca es suficiente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir tus pensamientos Carmen, a mi me pasa también lo mismo siento que la vida se me escapa de la manos como agua, o arena fina que se pierde entre los dedos, lo complicado es mantener el equilibrio. Pero también creo que disfrutando de las pequeñas cosas y siguiendo las señales uno sigue el camino y llega a las grandes y entonces si es suficiente. un saludo y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Me pregunto por qué tantas mujeres nos sentimos así. O igual es que los hombres no hablan nunca.Gracias, Leonor.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que no es cosa de ser hombre o mujer, a veces son cosas que pesan, educación, el que dirán unas tenemos que ser de una manera y ellos de otra. Yo se que he tenido suerte, y me lo he trabajado en mis relaciones con amistades y parejas. He llegado a una conclusión alguna vez hay que dejarlo y ser nosotros mismos aunque sea mas difícil que quedarse en bolas. un saludo

    ResponderEliminar
  8. Ya estamos otra vez liados. Dadnos un respiro, que hablamos y decimos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que haya paz... aquí cada cual va a su paso que ni todos vamos en caballos de carreras ni todos vamos en monturas mas lentas. Lo importantes es ver esas señales y compartirlas. Un saludo Anton y buena semana.

      Eliminar
  9. Cuanto nos das que pesar. Gracias, Leonor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de que, me alegro de que lo que escribo haga que la gente le de a la pelota. Gracias por comentar Aur.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Gracias Encina y sobre todo no dejéis de pensar y cavilar que es bueno. un saludo y buena semana.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Gracias Ana te deseo que las señales te guien, buena semana y noche de San Juan.

      Eliminar
  12. y después sacar nuestras propias conclusiones, un saludo Andres.

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. Gracias Sota, y te doy la bienvenida a estos pares, esperamos que por mucho tiempo y te encuentres a gusto como en casa. un saludo y buen finde.

      Eliminar
  14. Ya lo dice mi vecino del cuarto: "¡Carpe diem, qué hostias!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) pues habrá que hacerle caso a tu vecino, Gabriel. A vivir el momento. Un abrazo.

      Eliminar