sábado, 5 de julio de 2014

Ajedrez.



El ajedrez llegó a Europa como aportación de la cultura islámica a través de una doble vía: en primer lugar al-Ándalus, desde donde se extiende hacia el resto de la península ibérica; más tarde, los contactos culturales asociados a las cruzadas terminan de difundir el juego por el continente europeo.

Durante la Edad Media se escriben al menos cuatro obras dedicadas al ajedrez. La más famosa, el ‘Poema de ajedrez’ del rabino sefardí Abraham ibn Ezrah. El ajedrez es considerado un juego de nobles, cuya enseñanza ha de empezar a los seis años.

Durante el reinado de Alfonso X el Sabio las piezas toman el aspecto que hoy conocemos, si bien la forma de jugar antes de finales del siglo XV era más similar a como jugaban los persas en el siglo V que a los movimientos del ajedrez actual.

El ‘Libro del ajedrez, dados y tablas’ fue encargado por el rey sabio entre 1251 y 1283. Consta de 98 páginas y 150 ilustraciones en color, e incluye los problemas de ajedrez más antiguos conocidos en Europa. El único original conservado –que sepamos- se encuentra en la biblioteca del Monasterio del Escorial.


El propio rey se hizo representar en varias de las ilustraciones, si bien otros muchos personajes de la época mostrados como jugadoras, jugadores o niños aprendiendo resultan totalmente desconocidos. 




Sin embargo, en las miniaturas aparecen dos hombres de los que se supone saber sus nombres y cargos, e incluso el motivo por el cual aparecen en el libro. Se trata de dos caballeros templarios, Juan Fernández Gay y Payo Gómez Barreto. En una carta de 8 de marzo de 1283 Alfonso X dona a la Orden el castillo de Fregenal y otras varias posesiones en agradecimiento a su lealtad cuando su hijo Sancho IV se levantó en armas contra él. Menciona por sus nombres completos y cargos a ambos caballeros, al igual que pide en su testamento al primero de los dos que recoja sus armas cuando muera y una donación de mil marcos de plata, así como su guardarropa personal.



Bibliografía


Crónica de D. Alonso el Sabio, libro VI.

http://es.wikipedia.org/wiki/Ajedrez




Imágenes:  Wikimedia commons.


12 comentarios:

  1. ¿Porque no todos los dibus son dibus? XDD

    ResponderEliminar
  2. Si los miras y sabes que existieron es diferente.

    ResponderEliminar
  3. Existieron. Y sin duda muchas de las personas miniadas también, aparte del propio Alfonso, que está 'inmortalizado' seis veces. La gran mayoría existió, creo saber a qué tipo de sensación te refieres, Chelo. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  4. Bastante, para mí. Gracias por el comentario, Juan Marcos.

    ResponderEliminar