jueves, 4 de febrero de 2016

La miel en los labios.






Cuando escuchamos la palabra miel a la mente nos vienen el limón, la leche, y cómo ayuda para mitigar los catarros o resfriados. Pero la miel tiene una larga historia, aquí va un poco más de ella.
Existen pinturas rupestres que muestran la recolección de miel, estamos hablando  hace unos  ocho mil años : los egipcios y los griegos la tenían como un producto sagrado con el que solían pagarse los impuestos. Se ha encontrado en excavaciones arqueológicas de hace unos dos mil años miel en vasijas que ha podido ser  ingerida tan solo con calentarla.

Según su origen vegetal podemos  encontrar :
Miel de flores, aquella que se produce del néctar de las flores.
Puede ser monofloral que proviene de tan solo el néctar de una flor y multifloral que proviene de varios néctares de diferentes flores, y dentro de las milflores existen  de la sierra, del desierto o de montaña.

Las néctares más  frecuentes son: Castaño, ulmo, tomillo, brezo, azahar, tilo, acacia, eucalipto, lavanda, cantueso... etc.

También existe la miel de bosque fabricada a partir de las secreciones dulces de áfidos, cochinillas y pulgones que chupan la savia de pinos, abetos, encinas y alcornoques.  En cristiano, las abejas ordeñan a estos insectos. Esta miel es mucho más oscura y de sabor  especiado y resinoso, y es utilizada  para usos médicos en Europa y Turquía.

La miel se utiliza en la gastronomía con mucha frecuencia, sobre todo en repostería y como acompañamiento de infusiones y tés. La miel absorbe la humedad del ambiente por eso se añade a pasteles y bizcochos para que se endurezcan más lentamente.

La miel virgen tiene enzimas que ayudan a la buena digestión y posee vitaminas y antioxidantes.La miel también tiene usos terapéuticos  y medicinales,  propiedades antimicrobianas, antisépticas  y cicatrizantes  (para saber más sobre todo esto consultar  publicaciones o páginas serias o a gente que sea especialista)

Sirve como alivio del resfriado como ya dijimos antes, pero no es recomendable que los niños menores de un año la consuman ya que los jugos gástricos de los niños no son ácidos por lo que si la consumen el estómago se convierte en un lugar muy adecuado para las esporas del Botulismo.

La miel también es un conservante. Su alto contenido en azucares mata levaduras y virus, y su baja cantidad de agua   permite la conservación.  En la antigüedad se mantenían los cuerpos de los muertos en miel para poder trasladarlos  a lugares lejanos, Alejandro Magno viajó desde Babilonia a Alejandría sumergido en ella después de muerto.

La miel también posee propiedades cosméticas ya que es suavizante  y astringente, por lo que forma parte de mascarillas y otros trucos caseros de belleza o productos cosméticos comerciales.

Por último y no menos importante su poder energético y calórico.  Su consumo es una fuente de energía rápida.


Como curiosidad podemos contar que hay mieles tóxicas para el ser humano y no para las abejas. Por todo lo dicho y seguro que  por muchas cosas más la miel debe ocupar un lugar importante en nuestro hogar.


Imagen propia bajo la misma licencia que  el Blog. 

2 comentarios:

  1. ! Vaya lección !. Muchas de las cosas que cuentas las desconocía y como sigo teniendo, a pesar de los años, ganas de aprender me ha resultado muy entretenida la entrada y eso que no me gusta la miel.
    Besos Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ambar compartimos las ganas de aprender. Hay mucho por descubrir por ahí fuera. un saludo y buen fin de semana. Abrazos.

      Eliminar