domingo, 4 de diciembre de 2016

Secretos inconfesables



¿Queréis incluir una fondue de quesos suizos para una cena adecuada en una noche fría? Hay dos maneras de conseguirlo: la canónica y la inconfesada. Empecemos por hacer las cosas a la vieja usanza.

Necesitáis una fondue, claro. Con su infernillo y su alcohol de quemar, sus pinchos y una buena base para apoyarla. Luego hace falta un diente de ajo. Y los quesos, a saber: Gruyére, Vacherin de Friburgo, Raclette y Sbrinz. También vino blanco seco, Kirsch, una cucharada de maicena, pimienta negra molida y el zumo de medio limón. Un buen pan tostado, y algunas verduras al vapor o como crudités, al gusto.

Se frota con ajo el interior de la fondue, se enciende el infernillo. Troceamos los quesos. Ponemos el gruyère, el zumo de limón y el vino en la cazuela y vamos moviendo sin parar con cuchara de palo. Cuando empieza a fundirse añadimos la maicena diluída en el kirsch, el resto de quesos, la pimienta y continuamos moviendo hasta obtener una crema lisa y homogénea. En ella se sumergirán los trozos de pan tostado pinchados, o las verduras. Le va bien un tinto con cuerpo como acompañamiento.

La opción B ni tan siquiera necesita fondue. Basta con ir al Aldi, comprar la caja que habéis visto arriba y seguir las instrucciones empleando una mera cazuela de fondo grueso. 3,49 euros. Palabra que no sólo "da el pego". Es que resulta difícil encontrar la diferencia. 



Luego vale contarlo, como he hecho yo, o sacar la fondue, el infernillo y lo demás asegurando que lo has hecho a la clásica. Se lo creerán.




Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.

8 comentarios:

  1. Mañana mismo me acerco al Aldi. Me encanta el queso.
    Besos y gracias por la información

    ResponderEliminar
  2. Muy amable tu comentario, RECOMENZAR. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Sólo he tenido la oportunidad de comer una fondue y fue en Barcelona, en casa de una amiga. La pusimos para tres y acabamos de queso hasta las orejas. Hay que tener cuidado con las cantidades.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, Carmen. Pero la caja no da para empachos XD

    ResponderEliminar
  5. Prefiero la inconfesada. Gracias por compartir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No hay de qué, Mara. Gracias a tí por leer y comentar. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar