miércoles, 12 de abril de 2017

¿Qué es celebrar?




Todo el mundo lo sabe. Es festejar algo, reunirse para hacerlo, esas cosas. Y es una palabra muy vieja. En su origen proviene de la raíz protoindoeuropea *kel- (movimiento, rapidez). De ahí se convirtió en el latín celeber (concurrido, abundante). Y luego se quedó más o menos en eso: gente que se reúne para comer y beber -a ser posible, abundantemente- con un motivo concreto y feliz.

Un motivo puede ser un cumpleaños. Echemos una ojeada, porque comemos con los ojos. Imaginaos alguien a quien le gusta el pescado. Un presupuesto ajustadísimo. Y la fiesta, que es lo importante. ¿Con los ojos?  Mirad.


Son mejillones al vapor, aromatizados con hierbas. También hay empanadillas de atún, calamares a la romana, un par de eso llamado 'muslitos de cangrejo'. Langostinos cocidos (congelados, claro). Una salsa rosa hecha a mano y unos panecillos de centeno como tentempié. Veamos mejor:


Los canapés de la derecha llevan mantequilla, trucha ahumada y unas briznas de espinaca cruda finamente cortada. Los otros, aguacate, unas láminas de atún en lata (al natural) y un langostino coronado con la misma salsa rosa. Nos falta...



Amatista Moscato Blanco es un vino de aguja o frizante, elaborado con uva de la variedad moscatel de Alejandría, bajo la D.O. Valencia. Supermercados Aldi, 3.50 €. El resto de la cena, mismo supermercado. Si hacéis cuentas, veréis qué flipada.

Eso si: el tiempo dedicado, estirar el mantel, volver a lavar las copas y la vajilla japonesa, la música, los besos, y los “cumpleaños feliz” no tienen precio. Ni falta que hace.



Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.



2 comentarios:

  1. Imaginación,ganas de agradar y de pasarlo bien con la gente que nos acompaña. Eso es lo que de verdad hace falta para una buena celebración.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. De eso mismo se trata, Ambar. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar