viernes, 14 de febrero de 2014

La bolsa de las hierbas. Equinácea.







Echinacea es un género de plantas herbáceas y perennes pertenecientes a la familia Asteraceae, todas nativas del este de Norteamérica. Comprende 23 especies descritas.

La planta era ampliamente utilizada en medicina humana y veterinaria por las tribus nativas de la costa este del subcontinente norteamericano. Al ser un remedio de amplio espectro llegó a poseer virtudes religiosas, simbólicas y tradicionales, asociándose a una salud capaz de resistir incluso mordeduras de serpiente y a una lúcida longevidad. De hecho, se comercializó en forma de polvo de raíz, jarabes y tinturas durante el siglo XIX. No tenemos estadísticas fiables sobre el volumen de venta y las ventajas asociadas al consumo hasta la llegada de la pandemia de gripe de 1917. Sin conocer el número de consumidores de equinácea bajo una u otra forma, se han llevado a cabo estudios zonales que parecen indicar relación significativa entre usuarios de la planta y menor mortandad.

Esos indicios no definidos decayeron con el hallazgo de la penicilina. A partir de los años 80 del siglo XX, debido a la resistencia a los antibióticos y a una visión que exploraba desde un punto de vista más amplio la farmacopea tradicional, la equinacea es revisada.


Es imunoestimulante, antiséptica, antiinflamatoria, y en uso tópico, cicatrizante. Sus posibilidades antitumorales son, a día de hoy, objeto de investigación química.



Bibliografía.


BALASCH, E, y RUIZ, Y.: Atlas de Botánica Oculta de España y Portugal. Madrid, Tikal, 2002.
CHIEJ, R.: Guía de plantas medicinales. Barcelona, Grijalbo, 1983.


Imagen: Wikipedia commons.


7 comentarios:

  1. Hierbas. Se lo tengo que enseñar a mi mujer o me mata jajjajaja

    ResponderEliminar
  2. XDDD...Pues mejor se lo enseñas, Antón. Bienvenido.

    ResponderEliminar
  3. Te va a matar si no se lo has enseñado ya XD

    ResponderEliminar
  4. Para resfriados va muy bien. No se yo si se podría hacer nebulizador nasal. Por los críos.

    ResponderEliminar
  5. Saludos, Alodia. Un nebulizador depende de la edad del crío, de que aspire por la nariz y de la dosis. La dosis debe calcularse. Si se trata de congestiones por catarros, es mejor hacer vapores como toda la vida: puede hacerse como un juego compartido, de un modo más lúdico que 'métete esto por la nariz'. De todos modos, si me das más datos intentaré responderte más certeramente.

    ResponderEliminar