miércoles, 19 de febrero de 2014

La bolsa de las hierbas: Romero.



El romero (Rosmarinus officinalis), cuyo nombre proviene del griego con el significado de ‘arbusto aromático’, es una especie mediterránea de tallo leñoso que puede llegar a alcanzar los dos metros de altura.

Posee propiedades digestivas, ayudando a expulsar gases y tonificando el hígado. También alivia la tos y los síntomas del resfriado. Previene la formación de úlceras de decúbito o escaras, disminuye el dolor muscular, y se recomienda como tónico del cuero cabelludo en casos de alopecia. Buen antiséptico, es utilizado para tratar y cicatrizar llagas y heridas.

Es posible (y barato) fabricar remedios a base de romero totalmente caseros.

1.  Aceite de romero: Las ramas frescas de romero se lavan bien en agua. Se las deja secar. Se introducen en un frasco de vidrio limpio y seco, cubriéndolas con aceite de oliva. Cerrado el frasco se deja reposar en lugar oscuro durante un mes. Se filtra luego, y se guarda en envase de cristal que cierre perfectamente, alejado de la luz solar y el calor. El aceite de romero es antiinflamatorio, calmante, antibiótico y antiséptico.

2.  Tintura de romero: Poner 200 gramos de tallos de romero en un frasco grande de vidrio. Añadir un litro de alcohol de 70º. Dejar macerar dos semanas, agitándolo cada día. Filtrar y guardar alejado de la luz solar y el calor. En friegas alivia los dolores musculares.

3.  Pomada de romero: Poner al baño maría tintura de romero y dejar que el volumen reduzca a la mitad (es buena idea medir por vasos). Mientras reduce, fundir lentamente, también al baño maría, vaselina blanca. Como ejemplo: si vamos a obtener 100 gramos de tintura concentrada, que sean 500 gramos de vaselina. Mezclar despacio ambos ingredientes, removiendo bien con un instrumento de madera. Envasar en tarros reutilizados de plástico con tapa a rosca (mejor en varios). Se usa en friegas en pecho y garganta, pata la tos nocturna y el resfriado. También puede ponerse una cucharada en agua muy caliente para inhalar vapores. Una cucharada disuelta en un baño de pies descansa y refresca.




Imagen: Propia, bajo la misma licencia del Blog.      




4 comentarios:

  1. Los trucos de la abuela que las madres, sabiamente, aplicaban en otros tiempos se van perdiendo con el paso de las generaciones. Ahora sólo identificamos el romero con las hierbas que las gitanas nos ofrecen para leernos la buenaventura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. También forma parte de la cocina mediterránea, en multitud de platos y salsas. De la higiene personal, de los 'insecticidas' caseros y -por supuesto- del arsenal de la magia. Hay herbarios muy antiguos que leer, y personas vivas a las que escuchar. Gracias por tu comentario, Carmen. Que disfrutes de fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Insecticida. Una idea es esta..http://i-natura.blogspot.com.es/2012/12/insecticida-casero-y-ecologico-galan.html.

    ResponderEliminar