miércoles, 26 de marzo de 2014

A más intermediarios más hurtos (I)



Con dos décadas de experiencia en el mundo de mercados y tiendas de ultramarinos, grandes superficies y un largo etcétera como compradora…

Me ha apetecido hacer una pequeña reflexión sobre este mundo y algunos trucos para poder acercarse a las tres bes, de bueno bonito y barato.
No voy a entrar en temas de marcas comerciales ni qué compañías  son mejores ni peores, ya que eso depende mucho de cada persona.

Pero si diré que estoy a favor de hacer las compras en tiendas de barrio o de pueblo, ya que mueven  la economía y dan más riqueza, porque  es reinvertir el dinero en nuestros vecinos y amigos, y en nosotros mismos.

Carne, pescado, fruta y verduras: huimos de las grandes superficies y nos decantamos  por los negocios que se dedican a ello, el género es mejor, más fresco  y en raras ocasiones dan gato por liebre.

Aquí hay puestos callejeros, sobre todo de fruta, y en el pueblo en el que crecí los jueves había y sigue habiendo mercado, en el que se puede encontrar de todo un poco y a precios bastante asequibles.

Por lo que el día de mercado comprábamos para toda la semana ahorrándonos un dinero y sabiendo que quien vende son los mismos productores, menos intermediarios. Como dijo el rabí Akiva: “ A más intermediarios más hurtos”.

Hay quien por vivir en el mundo rural o porque su núcleo de población esté muy cerca de lugares en los que hay huertos y tierras de cultivo puede comprar a los agricultores, o tiene amigos o conocidos que siempre venden a muy bien precio y acaban obsequiándonos con algo.

Si nuestro mundo son las grandes superficies o los supermercados de barrio aquí dejo un par de ideas que nunca están de más.

Mejor ir con el estómago lleno, y con una lista en donde hayamos anotado todo lo que vamos a comprar, y con la idea   de qué se necesita.  Sabemos que siempre se nos olvida algo, pero ir sin lista puede ser una catástrofe ya que si normalmente uno se trae media tienda, es posible que sin lista nos traigamos más de lo que necesitemos.

Si vamos de compras con niños y son pequeños, tomarlo como un juego, que ellos mismos lean la lista, busquen lo que hay que comprar, y hasta con premio al final por haber hecho una buena compra. 

Es  más educativo y menos problemático que el si te callas…. Si te portas bien…. Te compraré… Así se crean costumbres y malos hábitos que luego solo llevan a conductas no deseadas.

Si la compra es con la pareja, con amistades o hijos más mayores, tomarlo como un tiempo para pasar juntos, para hacer planes, resultará menos pesado  e incluso tiempo aprovechado.

En cuanto a la compra en sí, mucho cuidado con ofertas y con lo que se compra, mirar muy bien envases, precios y si hace falta usar calculadora: no hay vergüenza.

Con los productos que vienen en cantidades contables y nos encontramos con varios precios, pararse un momento y cerciorarse que se compra lo que se quiere, que aquí muchas veces sí  dan gato por liebre.

Un ejemplo muy frecuente es el del papel higiénico o los pañuelos de papel. Una marca te regala 4 o 6 paquetes de pañuelos, pero ese regalo ya va incluido en el precio al que se vende.

Cuidadito con esas palabras de regalo, oferta… que en ocasiones pueden ser muy engañosas.

Creo que por esta vez está bien un primer paseo por mercados, y otros lugares: lo que queda lo dejo para otra ocasión.

Que ustedes lo compren bien.

Fuente imagen: Propia misma licencia que el Blog




14 comentarios:

  1. Aun sabiéndolo, acabamos en las grandes superficies, como autómatas, autodestruyéndonos. Somos así de torpes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela decía que no nacemos sabidos, por lo que tenemos tiempo para aprender, y ponerle ganas otra cosa es lo que nos dejemos llevar por el rebaño. Se empieza por ser consciente de ello.Buen finde Carmen y buena compra. :)

      Eliminar
  2. Precioso.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Akiva_ben_Iosef

    ResponderEliminar
  3. Gracias Juan Marcos, por el comentario y la información adicional. un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Pues si Merit y al final a todos nos gusta comprar bien que el bolsillo duele y sobre todo en estas épocas. un abrazo.

      Eliminar
  5. Yo compro en el mercado o en el pueblo. Tienes toda la razón, Leonor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo y un aplauso para ti :) por comprar con coco. un saludo.

      Eliminar
  6. En el pueblo todo lo que se puede. Ya lo creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) haciendo patria que se suele decir Anton :) un saludo y buena semana santa.

      Eliminar
  7. También viene bien tener un trocito de tierra alquilada y llevar el huerto entre todos. Para la casa.

    ResponderEliminar
  8. Si eso es lo ideal pero si se vive en ciudad y no hay cerca terreno para huertos, no esta mal también hacerse un pequeño huerto en el balcón de casa o quien tenga terraza o patio o jardín allí mismo. Buena idea Andres bue sábado.

    ResponderEliminar