jueves, 20 de marzo de 2014

El no de las niñas



Es difícil encontrar un equilibrio en nuestras vidas, sobre todo cuando tenemos miles de pensamientos y cosas que hacer.

Queremos conciliar vida familiar con trabajo, con los amigos y si  tenemos hobbies, la cosa puede llegar a complicarse más que un trabalenguas.
A veces establecer prioridades y ver qué va primero resulta casi una misión imposible.

 Con el tiempo me he dado cuenta que hay  una palabra a la  que muchos  tenemos pánico, o más aun, asumimos que es una respuesta que producirá en los demás decepción y rechazo.

Cosa muy aprovechada por muchas personas para conseguir sus propósitos, sean cuales sean. Los vampiros emocionales son un buen ejemplo:   amistades reales o virtuales pueden estar horas y horas en una conversación inexistente,  un monologo eterno sobre sí mismos. Esperando que se les dé la razón, y reforzando que nadie sufre más desgracias.

La vida es una continua fuente de experiencias, y un no a tiempo nos permitirá conservar esa energía que tanto nos hará falta.

Las relaciones laborales son un tema delicado y más en estos tiempos.
 Solo diré una cosa se trabaja para vivir y nunca se vive para trabajar: podemos perdernos muchas cosas que nunca volverán.

No es cosa fácil aprender a decir que no. Hay mucho material sobre esto en la red, en buenos libros, o en cursos sobre psicología que pueden ayudar. Pero hay dos cosas que hay que tener muy en cuenta.

 El tiempo y la constancia: no todos necesitamos lo mismo para interiorizar nuevas conductas y hábitos de vida. Ante todo es importante la constancia, nunca rendirse porque salió mal.

 Está bien ver cuáles fueron los motivos y en qué fallamos para intentos que hagamos en el futuro.

En casa, con  nuestra pareja o con familiares e hijos, es importante decir que no, ya que se logra poner límites que nos permitirán libertad y una mejor calidad de vida.

En un principio seguro que nos llevará tiempo, pero el resultado merece la pena.
Seguro que así también aprenderemos a valorar más y mejor el sí que también es una bella palabra. 

Fuente Imagen: Encontrada en Internet.


14 comentarios:

  1. Decir NO. Aprender a decir no. Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartiendo experiencias :) gracias a ti por comentar. un abrazo.

      Eliminar
  2. Un placer verte Merit :) y me alegra que estes de acuerdo. buena semana y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo que aprendí a decir NO. Las experiencias duras te ayudan a aprender y ves cómo algunos de los que te rodean no merecen la pena porque son capaces de arruinar con malas conductas y pensamiento tu propia vida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. verdad verdadera Carmen es mejor dejar a un lado o atras a esas personas y disfrutar de la vida y de lo que nos ofrece. gracias por compartir tu experiencia y te deseo una buena semana. un abrazo.

      Eliminar
  4. Buen ensayo.

    La verdad es que más de uno deberíamos aprender a decir que no a muchas cosas. No siempre tenemos que buscar la aprobación de los demás y agradarles en todo momento.

    ResponderEliminar
  5. Gracias hermosa, ya que somos conscientes ahora tan solo nos queda querernos mas y seguir el dictado de nuestro alma. un abrazo y me es grato leerte.

    ResponderEliminar
  6. Decir no es como romper lo que ha de hacer una buena mujer, que siempre dice si. Pues no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho Chelo. :) es una gran frase a tener en cuenta. un saludo y buen finde.

      Eliminar
  7. Hay que decir no. Tienes razón, Leonor. Mucha razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aur :) vamos a llenar el mundo de valientes. buena semana santa.

      Eliminar