martes, 4 de marzo de 2014

La boya de la cisterna, el latiguillo...cómo evitar una inundación.




Una cisterna que dice 'hasta aquí hemos llegado'.  La boya parece del Imperio Antiguo, el espárrago (ese tubo blanco, a la izquierda) se cae, el agua sale descontrolada, y amenaza con bloquearse el sistema completo: inundación.

No pasa nada. Primero y fundamental, cortar la llave de paso general del agua, y para más seguridad...




cerrar también la del latiguillo que va a la entrada de agua. Por si acaso, veámoslo en detalle:




Justo esa llave de paso. Sólo tiene dos posiciones. Conviene recordar que 'izquierda es aflojar, o abrir; derecha es cerrar, o apretar'. Está plana, girada a la derecha. Cerrar. Así no nos caerá agua cuando desmontemos el latiguillo para sacar la vieja boya y a sus viejos compañeros.





Desenroscar (hacia la izquierda) la tuerca. Ya se que no es una llave inglesa. Es un cascanueces. Si el presupuesto no llega para una caja de herramientas, todo el mundo se vuelve muy listo y ve sustitutos en los cajones, buscando.





Ya está suelto el latiguillo y no cae ni gota de agua, porque antes cerramos la llave de paso general del agua y también la de la cisterna. Vamos bien.



Aquí mi santa retira la boya vieja (mal aspecto, ¿eh?)...Y nos vamos a comprar una nueva, modelo estándar. 5.60 euros. Ánimo. Por ese precio, el fontanero ni viene.




Una boya nueva recién sacada de su plástico. Hay que tener en cuenta un par de cosas importantes. La longitud de la varilla metálica (si miráis las imágenes de arriba, la vieja era más larga) y el grosor del polispán. Si roza la pared de la cisterna, no funcionará. Se soluciona cortándole una rebanada con un cuchillo de sierra grande, de los del cortar pan. Y para 'estirar' la varilla metálica...



Hay que aflojar (izquierda) ese tornillo, tirar suavemente de la varilla y cuando esté del largo que nos interesa, apretarlo de nuevo (derecha).


En éste caso, la rebanada cortada a la boya de polispán es así: objetivo, que no roce en la pared interior de la cisterna.

Ahora se trata de repetir todo el proceso a la inversa. Colocar la boya, enrroscarla al latiguillo sin olvidar dejar por dentro de la cisterna el aro de goma que trae, y por fuera la junta de plástico.


Así queda. Por orden abrimos ahora la llave general de paso, y la de la cisterna. Se llena. Funciona. Y si queréis rematarlo mejor, controlando cuánto se ha de llenar la cisterna (ahorro de agua), hay un segundo tornillo...


Ese pequeño tornillo de la parte superior. Ajustándolo (más o menos apretado) controláis la inclinación de la boya, es decir, cuánto va a llenarse la cisterna. A media carga es una buena idea. La factura lo notará.

Ahora, si queréis, podéis calcular una hora y media de trabajo, desplazamiento, materiales...y pensar en que tampoco era el fin del mundo: ya sabéis hacerlo, y acabáis de ahorraros una pasta. 



Imágeness propias de la avería y su resolución el 4 de marzo de 2014. Bajo la misma licencia del Blog.

16 comentarios:

  1. Pues así visto parece hasta fácil. Lo del cascanueces me ha dado mucha risa XD

    ResponderEliminar
  2. El 'cascatodo', la herramienta perfecta XD

    ResponderEliminar
  3. Un día de éstos me perseguirán los fontaneros (por quitarles el curro) y los ferreteros (por quitarles ventas) XDD

    ResponderEliminar
  4. Como vean esto los fontaneros os demandan por fomentar el bricolaje casero y dejarles sin curro.
    Oye, muy útil para quien sea capaz de montar todo el tinglado sin macharse los dedos y con fuerza para desenroscar las tuercas apretadas a conciencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen: pero la ley de la palanca vale para no tener que usar mucha fuerza...(ya, la ley del cascanueces) y no te manchas. Y si te manchas...piensa en lo que mancha la factura del fontanero XDDD

      Eliminar
  5. Paso a paso, muy bien hecho. Lo del cascanueces lo mismo te dan un récord a la herramienta multiuso o, como dicen, te persiguen fontaneros y ferreteros jajjajjjjaaa

    ResponderEliminar
  6. O a lo mejor, si es posible, algunas personas pagan 5.60 euros en vez de los 50 que te va a cobrar el fontanero (así, de media) y con los 44 euros que le sobran se ve más desahogado. Que esto va de aflojar sogas, no de apretarlas XDDDD

    ResponderEliminar
  7. Igual parece sencillo pero lo de izquierda soltar derecha apretar nadie lo pone y es muy importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que es importante. Gracias, Sebastian.

      Eliminar
  8. ¿Lo de izquierda-derecha, o lo del cascanueces? XDDD Gracias por comentar, Lucas.

    ResponderEliminar
  9. Te van a matar los unos y los otros. Pero que razón tienes, lo haces porque... "esto va de aflojar sogas, no de apretarlas XDDDD". O lo hacéis, ya veo en las fotos que Leonor se remanga.

    ResponderEliminar
  10. XDD...Eso de que los hombres nacemos manitas es tan mentira como lo de que las mujeres nacen cocineras. Nacemos sin puñetera idea de nada, y el resto es aprender. En nuestra casa somos los dos desde el fraile fregón hasta el comendador...pasando por toooodos los oficios. Y los que no sabemos, nos los inventamos.

    ResponderEliminar
  11. Caramba con el cascanueces, quien lo iba a decir XD

    ResponderEliminar
  12. Refrán cierto donde los haya: 'La carencia agudiza la inteligencia' XDDD

    ResponderEliminar