jueves, 5 de enero de 2017

Boletus con lo que se tercie



Boletus edulis. Esos hongos que veis. Son de lo más agradecido, por cierto. Sirven para revueltos, tortillas, acompañamiento de guisos, guarniciones. Incluso, como veréis, para solucionar una cena sencilla con una patata -una sola, hermosa- unos dientes de ajo y los boletus. 

La patata se pela, lava, seca, corta en cubos homogéneos y se pone a freír para que quede dorada por fuera y blandita por dentro. Con su salsa, será una patata brava.

Los boletus se cortan en láminas. y se ponen en sartén con sal, pimienta y unas gotas de aceite de oliva.


Finalmente queda algo muy sencillo, discretamente escaso ('de buenas cenas están las sepulturas llenas') y sabroso. Aprovechad enero para los hongos: ya se pasó la chaladura de las fiestas, y no van a tirar el género. Mitad de precio, en este caso, literalmente.






Imágenes propias, bajo la misma licencia que el blog.



6 comentarios:

  1. Tiene muy buen aspecto. Nunca he probado los boletus cocinados de una manera tan sencilla, siempre los he comido como acompañamiento a distintos guisos de carnes. Habrá que probar ahora que han bajado de precio. Gracias por la receta.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A veces basta con lo sencillo, si el género es bueno. Feliz Día de Reyes, Ambar.

    ResponderEliminar
  3. Las setas casan con los novietes que uno quiera: patatas, brócoli, pasta, pollo, conejo, lomo, ternera, etc. Pero salteadas con un poco de sal y ajo es como más me gustan.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo, Carmen. Y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Hacen buena pareja y están ricos, productos de la madre tierra. :)

    ResponderEliminar
  6. Justamente eso. Bien ricos. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar