lunes, 2 de enero de 2017

Démon:un poco diabólica



Una cerveza curiosa por varias razones. Las cervezas francesas no suelen ser fuertes, sin embargo esta oscila entre los 8.5º que veis y los 12º de la variedad extra. El proceso de fermentación dura quince días, con una levadura especial y un alto contenido en malta.

Esperaríamos una bebida de sabor fuerte y muy acentuado: todo lo contrario, resulta dorada, turbia a la vista, poco espumosa y engañosamente suave.

Acompaña platos fuertes, en especial fondue o quesos azules. Si podéis probarla, atreveos. La botella que veis es de 750 cc. Perfecta para dos personas.




Imagen propia, bajo la misma licencia que el blog.




Para saber más:

4 comentarios:

  1. Demasiada graduación para una cerveza pero habrá que probarla. Gracias por la información.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy engañosa: al paladar resulta suave, pero cierto es que con algo contundente como comida está muy, muy buena.

    ResponderEliminar
  3. Buena y refrescante pero como todo pecado hay que andarse con cuidado.

    ResponderEliminar
  4. XDDD...Da para una copa por persona -de tercio, eso si- ya sabes. Sin pasarse ni quedarse con sed.

    ResponderEliminar