martes, 31 de enero de 2017

Pulpo con solera.





Estos últimos meses, hemos ido llenando el congelador y bendita cuesta de enero ahora tocaba tirar de todo ello.

Entre esas cosas había un par de tentáculos de pulpo que habían sobrevivido a vientos y mareas. Estaba cocido por lo que no hubo que recordar  los trucos para que no se quedara duro. Yo conozco dos: uno congelarlo que se que funciona y hay quien dice que hay que pegarle esto ya no podía asegurarlo. También se puede comprar cocido y se ahorra uno la paliza. 

Para hacer la receta necesitamos: Pulpo, patatas, dos hojas de laurel, caldo, sal, pimenton, aceite de oliva virgen extra.

Cocemos las patatas en el caldo, con las hojas de laurel y sal hasta que estén cocidas y enteras. En el mismo caldo calentamos el pulpo.

Hacemos una cama con las patatas cortadas en rebanadas, el pulpo en laminas finas y añadimos por encima el pimentón y el aceite.



Buen provecho.

Imágenes propias bajo la misma licencia que el Blog. 

6 comentarios:

  1. Lo suyo es servirlo en una tabla de madera con un buen ribeiro a su vez servido en rústicas taciñas de loza blanca. Pero estaba tan bueno que no eché nada de menos.

    ResponderEliminar
  2. Por los comentarios veo que disteis buena cuenta del pulpo. Es un plato diez, no me extraña que lo disfrutarais.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un plato fijo en casa ya sea verano o invierno nos encanta. Un abrazo Ambar.

      Eliminar
  3. Mi suegra lo asusta, es decir, lo mete y saca tres veces del agua hirviendo antes de dejarle cociendo en la cazuela, y nunca le ha quedado duro. ¿El motivo? Pregúntale a un gallego, ejeje
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habra que hacer una visita a Galicia :) gracias por el aporte Carmen. Un abrazo.

      Eliminar